10 jun. 2017

Cuando habla un maestro, esas palabras surgen de su esencia más interna. Están llenas de su color, de su luz.

"...no te intereses demasiado por la palabra.
Escucha el latido de la palabra.
Cuando habla un maestro,
esas palabras surgen de su esencia más interna.
Están llenas de su color,
de su luz.
Son portadoras del perfume de su ser.
Si estás abierto y vulnerable,
receptivo y acogedor,
penetrarán en tu corazón
y comenzará un proceso...
La sincronicidad tiene lugar.
El maestro vibra con cierto ritmo,
danza en determinado plano.
Si estás preparado,
esa misma danza empieza a ocurrir en ti...
Al principio sólo gotas de rocío,
pero pronto se vuelven oceánicas".

Osho, Upanishads, su historia y enseñanzas