12 jun. 2017

Todos los amantes quieren que su amor sea eterno, por eso todos los amantes acaban sintiéndose infelices. En este mundo nada es eterno, ni siquiera el amor.

"La ansiedad de la humanidad surge porque quiere controlar el flujo, pero nada puede detenerse y quedarse contigo para siempre. Te gustaría que lo que valoras se quedara contigo. Te gustaría que si alguien te ama, ese amor fuera eterno.

Todos los amantes quieren que su amor sea eterno, por eso todos los amantes acaban sintiéndose infelices. En este mundo nada es eterno, ni siquiera el amor. Todo cambia... así es la naturaleza del mundo. Quienquiera que algo se vuelva permanente, se sentirá desdichado. Este mundo no se pliega a tus deseos. Tiene sus propias reglas, su propio movimiento...

La causa raíz de la desdicha humana está en que el ser humano quiere detener lo que no puede ser detenido, quiere atar lo que no puede ser atado, quiere salvar lo que no puede ser salvado. Quieres otorgar inmortalidad a eso cuya naturaleza es morir. Entonces te sientes ansioso. Tu ansiedad se debe a tu incertidumbre con respecto al futuro: "¿Seguiré amando mañana a la persona que amo hoy? ¿Seré honrado y respetado hoy por los que me respetaban ayer? ¿Seguiré figurando entre los libros sagrados de los que me consideraban bueno ayer?". Esta es la única ansiedad".

Osho, Upanishads, su historia y enseñanzas
http://osho-maestro.blogspot.com/