17 jun. 2017

Ve el árbol sin la mente.

"Lo que llamo meditación es no-mente  --deshacerse de la mente--, de modo que disciplinar esta mente es el camino.

Al principio, lenta y cuidadosamente, emprende tu viaje. Cuando estés delante de un árbol, renuncia a todos los conceptos con respecto a los árboles y míralo tal como es. No dejes que intervenga tu mente para interpretar que es muy bello; eso sólo es una vieja idea. No dejes que tu mente lo llame feo. No dejes que se interponga; no dejes que la mente diga nada. Dile a tu mente que permanezca en silencio y en calma, que no interfiera. Ve el árbol sin la mente.

Estás sentado al sol: la mente dirá que hace mucho calor. Dile a tu mente que se quede callada. Dile que quieres experimentar el sol directamente... Cuando hagas esto, descubrirás que ocurre algo distinto; entonces podrás experimentar el sol tal como es. La mente no definirá ni interpretará.

Todas las definiciones pertenecen a la mente...

Hay conciencia, hay verdad. Cuando no hay mente, la conciencia y la verdad se encuentran. Y hay dicha. Entonces tiene lugar la realización, la experiencia de lo eterno".

Osho, Upanishads, su historia y enseñanzas