1 ago. 2017

La vida es como caminar sobre la cuerda floja.

"Una persona realmente cuerda es aquella que puede vivir entre la cordura y la locura en absoluto equilibrio. Una persona realmente cuerda siempre alberga alguna locura, la acepta. La persona verdaderamente racional es aquella que también respeta la irracionalidad, porque la vida es así.

Si debido a tu racionalidad no puedes reír  --porque "la risa es ridícula--  vas a tener muchos problemas, estás predestinado a sufrir muchas contrariedades. La lógica es buena; la risa también es buena. La risa aporta equilibrio. Sí, es bueno ser serio, pero también es bueno no serlo. Tiene que haber un equilibrio constante.

¿Has visto caminar a un equilibrista sobre la cuerda floja? Está continuamente recobrando el equilibrio. Algunas veces se inclina hacia la izquierda, hasta que llega a un punto en donde un poco más de inclinación puede ser fatal. Inmediatamente se inclina hacia el otro lado, hacia la derecha, hasta que, nuevamente rebasar el límite puede ser fatal, y entonces vuelve a inclinarse hacia la izquierda. Ese es su proceder: inclinándose hacia la izquierda y hacia la derecha se mantiene en el centro. Esa es su belleza: que inclinándose hacia la derecha y hacia la izquierda, al inclinarse hacia los dos extremos, se mantiene en el medio.

Si quieres mantenerte en el medio tendrás que inclinarte hacia los dos lados una y otra vez...

Permanece consciente y sin elegir, y cuando veas que algo está perdiendo el equilibrio, inclínate hacia el otro lado. Trae el equilibrio de nuevo; así es como uno se mueve. La vida es como caminar sobre la cuerda floja".

Osho, De la medicación a la meditación